El precio que pagas por gustar a todo el mundo

A veces seguimos el camino que otros (padres, pareja, hermanos, amigos…) han marcado para nosotros sin preguntarnos por nuestros propios deseos y las verdaderas necesidades. ¿Por qué lo hacemos? Tal vez dejarse llevar requiere menos complicaciones, pensamos que seguir a otros significará gustarles o simplemente nos resulta muy complicado ir en contra de lo que otros desean para nosotros y tememos el conflicto o enfado que pueda generar.

Sentir y abrazar a tu niño interior terapeuta gestalt en madrid

Sentir y abrazar a tu niño interior

“Solo aquellos que son como niños, entrarán en el reino de los cielos”. Lucas

Nos hicimos adultos y también nos alejamos de la espontaneidad y libertad con la que expresábamos cómo nos sentíamos, de la frescura con la que jugábamos, bailábamos o nos subíamos muy alto (a un árbol, columpio o valla), de la facilidad para decir “me gustas” o “esto no lo quiero”, de la flexibilidad con la que íbamos del enfado a la alegría sin quedarnos enganchados a ninguna emoción. Así son los niños, así es el niño que todos llevamos dentro.