El poder de lo grupal

Aunque vivimos en una sociedad cada vez más individualista, siempre terminamos buscando el calor humano y cultivar las relaciones, pues es lo que da sentido a nuestra vida.

La importancia de pertenecer es algo que sentimos desde que somos niños. Queremos pertenecer a la familia, a la escuela, al grupo de amigos, al club de deporte, al vecindario, etc. Quedarnos fuera es muy doloroso y se despierta la herida de rechazo y abandono que nuestro niño interior tanto sufre.

Sentir y abrazar a tu niño interior terapeuta gestalt en madrid

Sentir y abrazar a tu niño interior

“Solo aquellos que son como niños, entrarán en el reino de los cielos”. Lucas

Nos hicimos adultos y también nos alejamos de la espontaneidad y libertad con la que expresábamos cómo nos sentíamos, de la frescura con la que jugábamos, bailábamos o nos subíamos muy alto (a un árbol, columpio o valla), de la facilidad para decir “me gustas” o “esto no lo quiero”, de la flexibilidad con la que íbamos del enfado a la alegría sin quedarnos enganchados a ninguna emoción. Así son los niños, así es el niño que todos llevamos dentro.